Dove Logo

   [ Contacto ] [ English Version ]Casa ] Objetivos ] Documentos ] Historia ] Organizaciones Nacionales ]
   Campañas Nacionales ] Informes Nacionales ] Leyes Nacionales ] [ Campaña de Hombres ]
   Productos Regionales ] Enlaces ]

Casa
Objetivos
Documentos
Historia
Organizaciones Nacionales
Campaña Nacional (Solamente en inglés)
Informe Nacional
Leyes Nacionales
Campaña de Hombres
Productos Regionales
Enlaces
Contacto
English Version

"A LIFE FREE OF VIOLENCE: IT’S OUR RIGHT"

"UNA VIDA SIN VIOLENCIA ES UN DERECHO NUESTRO"

"UMA VIDA SEM VIOLENCIA E UM DIREITO NOSSO               
"UNE VIE SANS VIOLENCE C'EST NOTRE DROIT"


UNITED NATIONS INTER-AGENCY CAMPAIGN

Click for UNIFEM Home Page
Click for UNDP Home Page
Click for UNICEF Home Page
Click for UNFPA Home Page
Click for UNHCR Home Page
Click for UNHCHR Home Page
Click for UNAIDS Home Page
Click for ECLAC Home Page


 

 

Campaña de Hombres


  • MANIFESTO LATINOAMERICANO DE HOMBRES CONTRA LA VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES


  • LA CAMPAÑA DEL LISTÓN BLANCO


MANIFESTO LATINOAMERICANO DE HOMBRES CONTRA LA VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES

TODOS LOS DÍAS VEMOS Y ESCUCHAMOS QUE:

  • las mujeres son constantemente violentadas en la casa, el trabajo, o en lugares públicos por hombres, sin que hagamos algo por cambiarlo.
  • las mujeres cercanas a nosotros están en peligro de ser violentadas.
  • Las niñas y los niños también son objeto de diversas formas de maltrato y violencia.
  • Miles de hombres sufren lesiones o mueren violentamente a manos de otros hombres. Otros tanto terminan solos o en la cárcel.

Todo ello convierte a esta violencia en un grave problema social y de salud pública con serias consecuencias para el bienestar físico y emocional de todas y todos.

POR ESTO TE INVITAMOS A REFLEXIONAR QUE:

- nos comportamos en forma violenta cuando golpeamos pero también cuando gritamos, nos burlamos, menospreciamos, agredimos sexualmente o cuando obligamos a las mujeres a hacer algo que no quieren.

  • la violencia de los hombres hacia las mujeres no es natural.
  • Los hombres tenemos capacidad de relacionarnos de manera respetuosa, democrática y no violenta con las mujeres, buscando con responsabilidad, resolver nuestros conflictos a través del diálogo y la negociación.
  • Una vida sin violencia es más saludable y placentera.

TE INVITAMOS A UNIRTE A LA CAMPAÑA "HOMBRES CONTRA LA VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES", SUMÁNDOTE A LOS SIGUIENTES ACUERDOS:

  • Renuncio a toda forma de violencia hacia las mujeres y me comprometo a establecer relaciones igualitarias con las mujeres y otros hombres.
  • Me comprometo a romper el silencio y la complicidad con otros hombres que actúan violentamente contra las mujeres.

PARTICIPA EN ESTA CAMPAÑA CON LAS SIGUIENTES ACCIONES:

  1. Entrega este manifiesto a otros hombres e instituciones y coméntalo.
  2. Busca adhesiones y formas de difundir este manifiesto a través de carteles, folletos o cualesquier otro medio.
  3. Organiza actividades que apoyen la no-violencia hacia la mujer en: tu casa, escuela, trabajo o grupo de amigos, en especial durante la última semana de noviembre.
  4. Colabora con las iniciativas de otros grupos o instituciones a favor de la no-violencia a las mujeres.

 

BUSCANDO EQUIDAD EN LAS RELACIONES

Para darse espacio de reflexión, un grupo de mexicanos creó, en 1993, el Colectivo de Hombres por las Relaciones Igualitarias en Ciudad de México (Coriac).

El mismo año en Managua (Nicaragua), comenzó a tomar incipiente forma el Grupo de Hombres Contra la Violencia.

Las experiencias de estos grupos fueron parte del encuentro "La equidad de género en América Latina y el Caribe: desafíos desde las identidades masculinas", organizado a comienzos de junio de 1998, en Santiago de Chile, por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), con el patrocinio de UNFPA, de la Fundación Mac Arthur y de la Fundación Ford.

La idea fue reflexionar sobre los conceptos vigentes de masculinidad, que empobrecen las vidas de los hombres y resultan opresivos para las mujeres, y dar pasos teóricos hacia un nuevo paradigma.

La experiencia mexicano comenzó con la reflexión, en talleres para hombres agresores. En ellos, según el director Eduardo Liendro, "los apoyamos, pero al mismo tiempo nos interesa hacerlos responsables de sus acciones, permitirles encontrar salida a la espiral de violencia en la que están inmersos y, de paso, buscar nuevas formas de relación doméstica".

Amén de la práctica realizan investigaciones que les permiten encontrar nuevas metodologías y enfoques para el tema y desarrollar campañas en los medios de comunicación. En 1997, por ejemplo, produjeron el programa radial "Talón de Aquiles", importante centro de debate en torno a la masculinidad, violencia y paternidad.

-Es importante fomentar en el hombre la crianza de los hijos, la participación en las labores del hogar e, incluso, explorar las relaciones con sus progenitores para mejorar aquellas con la propia familia– dice Liendro.

Junto a ONGs, grupos de mujeres y políticos, ejercen una labor de cabildeo constante, en el ámbito parlamentario y gubernamental, a fin de impulsar leyes en el área. Han conseguido frutos: en 1997 fue aprobada a nivel federal una ley sobre violencia doméstica donde, por primera vez, fue reconocida la necesidad de implementar políticas de trabajo con hombre agresores.

A futuro, Coriac –sin dejar de lado la reflexión y los talleres- trabajará en la capacitación de funcionarios públicos y promotores educativos y de salud, para que incorporen en su labor dimensión de la violencia masculina.

Mientras tanto, en Nicaragua, doce hombres están pensándose a sí mismos. Buscan "construir relaciones de género basadas en la justicia y la igualdad", bajo el lema "La violencia empobrece la vida de los hombres".

Comenzaron en 1993, a debatir el tema de la masculinidad, animados por grupos de mujeres que ya tenían experiencia y trayectoria en temas de género. De esos encuentros surgió, en Managua, el Grupo de Hombres Contra la Violencia. Su objetivo primero, como recuerda su joven coordinador, el estudiante de sociología Jairo Sequeira, fue "crear un espacio para que los hombres pudieran hablar de aquellas cosas que comúnmente no se dicen". Aparecieron temas sobre masculinidad y el rol del varón en la sociedad, entre otros, hasta que fueron centrándose en la violencia. Ahora trabajan "por el cambio de actitudes, valores y comportamientos machistas de los hombres con el fin de construir relaciones de género basadas en la justicia y la igualdad", según comenta Sequeira.

Se reúnen en talleres de reflexión, abiertos a quien desee asistir. "Porque todos los hombres, sin distinción de profesión o condición social, tenemos actitudes machistas y una posición sexista ante las mujeres y la niñez", reconoce el coordinador.

Una de sus actividades principales fue la promoción de un encuentro nacional en 1997 para hablar de masculinidad al que asistieron hombres de sectores urbanos y rurales del país. No fue tarea fácil, porque, según Sequeira, los nicaragüenses, son "bastante reacios a abordarse a sí mismos y a los temas que los afectan". Son las organizaciones de mujeres las que han acogido sus planteamientos e ideas con mayor beneplácito. 


LA CAMPAÑA DEL LISTON BLANCO

-THE WHITE RIBBON CAMPAIGN-

 

LO QUE TODO HOMBRE PUEDE HACER PARA AYUDAR A

ERRADICAR LA VIOLENCIA DEL HOMBRE EN CONTRA DE LA MUJER

1. ESCUCHA A LAS MUJERES... APRENDE DE LAS MUJERES.

El camino comienza con escuchar.

¿Quién conoce mejor la violencia contra las mujeres que las mujeres que la experimentan? Los estudios nos dicen que en la mayoría de los países, del 50 al 100 por ciento de las mujeres han experimentado violencia física o sexual.

Aprende de la violencia preguntando a una mujer que confíe en ti, cómo la violencia ha afectado su vida. Después, si ella se siente cómoda hablando de ello, siéntate y escúchala. Tu papel no es averiguar detalles, ni cuestionar si algo la debería haber molestado o no. Tu papel es escuchar. Simplemente confía en que si ella dice que algo la hiere, entonces efectivamente la hiere.

Después, visita las organizaciones de mujeres de tu localidad. Ellas tienen una riqueza acumulada de experiencias y conocimiento. Habla con ellas. Lee sus publicaciones. Contribuye financieramente. Aprende de ellas.

2. APRENDE ACERCA DEL PROBLEMA.

La violencia en contra de las mujeres incluye violencia física y sexual, la violación, el acoso sexual y el abuso psicológico o abuso emocional. No toda la violencia deja cicatrices visibles. La violencia emocional incluye el sometimiento regular a bromas que ofenden a la mujer, formas dominantes de conducta y acoso sexual.

Algunas formas de violencia tienen mayor impacto físico o emocional que otras. Pero todas las formas de violencia contribuyen a un temor muy real y a un sufrimiento que las mujeres de nuestra sociedad soportan. Los derechos básicos que la mayoría de los hombres disfrutan -seguridad en sus hogares, la posibilidad para salir en la noche, un trabajo libre de acoso- son una fuente de temor para las mujeres en muchas partes del mundo.

El temor es aún mayor en el propio hogar de las mujeres. Un mito común es que la mayoría de la violencia es cometida por extraños. De hecho, las mujeres corren mayores riesgos con los hombres que mejor conocen -esposos, novios, padres, familiares, empleadores y en general cualquier hombre que supuestamente tome cuidado de ellas.

La mayoría de los hombres aman y se preocupan por las mujeres y, aún, en números alarmantes cometen actos de violencia en contra de las mujeres que dicen amar. Este fenómeno ocurre en todo el mundo, entre los ricos, los pobres, la clase media y entre hombres de todas las nacionalidades, religiones y razas.

3. APRENDE POR QUE ALGUNOS HOMBRES SON VIOLENTOS.

Los hombres no son naturalmente violentos. Han existido sociedades sin violencia o casi sin violencia. Estudios del siglo pasado han encontrado que casi la mitad de las sociedades tribales estudiadas prácticamente carecían de violencia en contra de la mujer, de los niños o entre los hombres. Más aún, hoy en día en muchos países, la mayoría de los hombres no son físicamente violentos. La violencia es algo que algunos hombres aprenden. La violencia del hombre es un resultado de la manera en que los hombres aprenden a expresar su masculinidad en sus relaciones con las mujeres, los niños y otros hombres. Muchos hombres aprenden a pensar en el poder como la habilidad para dominar y controlar a la gente y al mundo que les rodea. Esa forma de pensar hace que el uso de la violencia sea aceptable para muchos hombres.

La mayoría de los actos individuales de violencia son un intento patético por ejercer control sobre las mujeres, los niños y otros hombres. Paradójicamente, la mayoría de los actos violentos por hombres son un signo de debilidad, inseguridad y falta de auto-estima combinada con una capacidad para la dominación física o verbal y con un sentimiento de que ellos deberían ser superiores y estar en control.

Las mujeres no son inmunes a no cometer actos de violencia. Los grupos de mujeres han hablado acerca del problema de la violencia en contra de los niños y niñas que es cometida tanto por hombres como por mujeres. Aunque la mayoría del abuso sexual a los niños y niñas es cometido por hombres. Las mujeres también pueden ser violentas en contra de los hombres u otras mujeres, pero es mucho menos común que la violencia cometida por los hombres.

En muchos incidentes violentos, los hombres consumieron alcohol. Esto podría ser porque el alcohol desinhibe los sentimientos, los temores, la rabia y las inseguridades que algunos hombres ocultan o no pueden manejar.

Pero el alcohol no ocasiona violencia. Los genes no causan la violencia. En última instancia es el intento de algunos hombres por dominar a las mujeres, el intento de los adultos por dominar a los niños y el intento de algunos hombres por dominar a otros hombres o a grupos de hombres. La violencia es una forma de ejercer poder, privilegio y control.

4. USA UN LISTON BLANCO.

El cambio ocurrirá si cada uno acepta su responsabilidad personal de asegurar que éste suceda. Como hombres que nos preocupamos acerca de las mujeres en nuestra vidas, podemos tomar responsabilidad en asegurar que las mujeres vivan libres del temor a la violencia.

Cada año, hombres alrededor del mundo están usando un listón blanco desde el 25 de noviembre, el Día Internacional de la Erradicación de Violencia en Contra de la Mujer, por una o dos semanas. (En Canadá, nosotros usamos el listón hasta diciembre 6, el día de la masacre de 1989 en contra de 14 mujeres en Montreal.)

Usar un listón blanco es tu promesa personal de nunca cometer violencia en contra de la mujer. Es una promesa personal de no condonar los actos de violencia, de no tener excusas para los perpetradores de la violencia y de no pensar que la mujer "la pide."

Es una promesa de no permanecer en silencio. Es una promesa de retar a los hombres alrededor del mundo para actuar y terminar con la violencia.

Usar un listón blanco provoca discusión, debate y el buscar la parte buena de otros hombres a nuestro alrededor. El listón es un catalizador para la discusión. Es un catalizador para el cambio.

5. RETA EL LENGUAJE SEXISTA Y LAS BROMAS QUE DEGRADAN A LA MUJER.

Las bromas y el lenguaje sexista crean un clima donde todas las formas de violencia y abuso han sido aceptadas por demasiado tiempo. Las palabras que degradan a la mujer reflejan una sociedad que históricamente ha puesto a la mujer en una posición de segunda clase. Al reflejar esta realidad, las bromas y el lenguaje sexista ponen a las mujeres "en su lugar", aún si esa no era su intención.

Una de las cosas más difíciles para los hombres es aprender a confrontar a otros hombres -retar el lenguaje sexista-, confrontar a los hombres que hablan en forma ligera de la violencia hacia la mujer y confrontar a otros hombres que se involucran en la violencia.

6. APRENDE A IDENTIFICAR Y A OPONERTE AL ACOSO SEXUAL Y A LA VIOLENCIA EN TU LUGAR DE TRABAJO, LA ESCUELA Y LA FAMILIA.

El acoso sexual se refiere a propuestas, insinuaciones o conductas sexuales que no son bien recibidas por otra persona. Coquetear y bromear está bien si hay un consenso y si la otra persona quiere. Pero el acoso sexual envenena el ambiente.

El acoso es en última instancia acerca de una desigualdad de poder. La misma acción cometida por una mujer podría no molestar a un hombre porque, en general, nuestra sociedad no ha dado a las mujeres poder sobre los hombres.

Los hombres pueden unirse a las mujeres en la oposición al acoso sexual, al apoyar sus esfuerzos en el lugar de trabajo y en las escuelas y al crear un ambiente saludable y productivo.

7. APOYA LOS PROGRAMAS DE MUJERES LOCALES.

Alrededor del mundo, mujeres dedicadas han creado servicios de apoyo para las mujeres que son sobrevivientes de la violencia de los hombres: refugios para mujeres maltratadas, centros de apoyo a crisis en casos de violación, ayuda legal y clínicas. Las mujeres que escapan de situaciones de violencia dependen de estos servicios.

Estas y otras organizaciones de mujeres merecen el apoyo de los hombres y su respaldo financiero. Por ello, impulsamos las Campañas del Listón Blanco locales para recaudar fondos para los programas de mujeres locales.

8. EXAMINA COMO TU PROPIA CONDUCTA PODRIA CONTRIBUIR AL PROBLEMA.

Si tú alguna vez has sido físicamente violento en contra de una mujer, si has cometido un ataque sexual, si has pegado, empujado, amenazado o pateado a tu esposa o novia, entonces eres parte del problema.

Si pasó hace mucho tiempo, admite que lo que hiciste está mal y repara el daño si es posible. Pero si tal conducta tiene la más mínima posibilidad de continuar, entonces urgentemente necesitas pedir ayuda para encontrar la raíz del problema. No esperes hasta que pase de nuevo. Por favor, actúa hoy.

Muchos hombres nunca han sido física o sexualmente violentos. Pero examinemos las maneras en que tratamos de controlar a las mujeres. ¿Dominamos las conversaciones? ¿Las hacemos menos? ¿Limitamos sus actividades?

No importa si tu has sido o nunca has sido violento, todos los hombres debemos tomar la responsabilidad de terminar con todas las formas de violencia.

9. TRABAJA HACIA LAS SOLUCIONES DE LARGO PLAZO.

Terminar con la violencia en contra de la mujer no sucede de la noche a la mañana. Las soluciones reales son verdaderamente soluciones de largo plazo. Esto es porque la violencia del hombre hacia la mujer está enraizada en desigualdades entre los hombres y las mujeres y en el modo en que los hombres aprenden a ser hombres.

Los cambios legales para combatir la violencia de los hombres en contra de las mujeres (tales como las leyes en contra de la violación y el maltrato) son muy importantes. La policía y las cortes deben diligentemente hacer cumplir tales leyes.

Pero esto no es suficiente. Trabajemos juntos para cambiar nuestras actitudes y nuestra conducta. Confrontemos a las instituciones y a las normas que perpetúan la desigualdad entre los hombres y las mujeres.

Ayudemos a los hombres a ser mejores hombres al deshacerse de sus armaduras, esto es, de las actitudes que igualan a la masculinidad con el poder de controlar. Hagamos cambios positivos en nuestras relaciones con las mujeres, los niños y niñas, y otros hombres. Involucremos a los hombres como personas que cuidan y educan a los jóvenes.

Cambios en las actitudes, la conducta y las instituciones toman tiempo. Por ello, también debemos poner atención a la manera en que educamos a las generaciones futuras. Nosotros debemos educar a nuestros niños y niñas a que todas las formas de violencia son inaceptables y que para que los niños se conviertan en hombres no necesitan controlar o dominar a las mujeres, otros hombres o los niños y niñas.

10. INVOLUCRATE CON LOS ESFUERZOS EDUCACIONALES DE LA CAMPAÑA DEL LISTON BLANCO.

La Campaña del Listón Blanco (WRC por sus siglas en Inglés White Ribbon Campaign) es el esfuerzo educacional más grande del mundo de hombres que trabajan para terminar con la violencia en contra de la mujer.

WRC es un esfuerzo que se apoya principalmente en voluntarios. Debido a que el propósito de la campaña es que los hombres tomen responsabilidad en trabajar para acabar con la violencia del hombre en contra de la mujer, es una organización de hombres. Pero apreciamos y agradecemos enormemente la ayuda y el apoyo de las mujeres.

Además de organizar la campaña anual para usar listones blancos (que empieza el día 25 de noviembre y dura de una o dos semanas), los voluntarios locales pueden hacer otras cosas a través del año. Ellos dan pláticas en escuelas, comunidades y lugares de trabajo; recolectan dinero para grupos de mujeres; organizan eventos especiales para apoyar roles positivos para los hombres; hablan a los jóvenes acerca de construir relaciones saludables; empiezan una Campaña del Listón Blanco en su localidad; y financieramente apoyan el trabajo de WRC.

Te animamos para que nos contactes hoy mismo y recibas información acerca de cómo empezar un esfuerzo del Listón Blanco en tu comunidad, escuela, lugar de trabajo o Iglesia.

Por favor, no dudes. Contáctanos hoy.

LA CAMPAÑA DEL LISTON BLANCO -THE WHITE RIBBON CAMPAIGN-

1600-365 Bloor Street East

Toronto, Ontario, Canada M4W 3L4

TEL: 1-800-328-2228 FAX: (416) 920-1678

whiterib@idirect.com www.whiteribbon.ca

 

UNDP Against Violence Home Page

Para mayor información, sírvase contactar a  Aparna Mehrotra, Punto Focal para la Mujer, Tel: (212) 963-6828 Fax: (212) 963-9545, e-mail:  mehrotra@un.org  

Dirección y Gerencia: Aparna Mehrotra
Diseño del website y edición en Castellano: Lola Salas
Gráficos: Joan Miró (detalle) del folder de Isis International

URL: