Casa
Objetivos
Documentos
Historia
Organizaciones Nacionales
Campaña Nacional (Solamente en inglés)
Informe Nacional
Leyes Nacionales
Campaña de Hombres
Productos Regionales
Enlaces
Contacto
English Version

"A LIFE FREE OF VIOLENCE: IT’S OUR RIGHT"

"UNA VIDA SIN VIOLENCIA ES UN DERECHO NUESTRO"

"UMA VIDA SEM VIOLENCIA E UM DIREITO NOSSO               
"UNE VIE SANS VIOLENCE C'EST NOTRE DROIT"


UNITED NATIONS INTER-AGENCY CAMPAIGN

Click for UNIFEM Home Page
Click for UNDP Home Page
Click for UNICEF Home Page
Click for UNFPA Home Page
Click for UNHCR Home Page
Click for UNHCHR Home Page
Click for UNAIDS Home Page
Click for ECLAC Home Page


 

 

wpe9.jpg (1964 bytes)

Documentos
Regresa ] Casa ] Arriba ] [ Contacto ]

VISIBILIZANDO LOS DERECHOS HUMANOS DE LAS MUJERES

El informe sobre Desarrollo Humano del PNUD afirma que ningún país trata a la población femenina tan bien como trata a la población masculina (1995). Ellas se sienten más a salvo en la calle que en sus hogares. En un país la causa más frecuente de muerte en los hospitales de mujeres en edad reproductiva no es por alumbramiento, o accidentes de automóvil como se esperaría , es por la violencia doméstica. Además en numerosos países del globo, la violación de las mujer ese usa como una táctica de terror a la población de las áreas en conflicto. Se estima que entre 20,000 a 50,000 mujeres y niñas fueron violadas durante la guerra de la ex Yugoslavia. En cada una de estas circunstancias los derechos de las mujeres fueron dramáticamente violados.

Este año como parte de las celebraciones del 10 de diciembre Día Mundial por los Derechos Humanos, existe un doble motivo para que las Naciones Unidas celebre esta fecha: se cumplen cincuenta años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Un marco apropiado para que los movimientos de mujeres hagan hincapié en la necesidad de que la Carta Magna de 1948 las incluya plenamente.

En esta dirección, a lo largo de 1998 se han llevado a cabo una serie de campañas, tanto desde los movimientos de mujeres, como del sistema de Naciones Unidas, para exigir que los derechos de las mujeres sean considerados derechos humanos. En particular la campaña denominada Una vida sin violencia es un derecho nuestro, convocada por seis agencias de Naciones Unidas, ha tenido como objetivo promover y auspiciar diversas acciones destinadas a llamar la atención sobre la violencia de género como una violación a los derechos humanos de las mujeres.

EL REFERENTE MASCULINO

En la historia de la Declaración Universal de los Derechos Humanos un importante antecedente es la Declaración de los Derechos de Virginia que normó la Constitución de Estados Unidos en junio de 1776. Uno de sus postulados centrales señalaba que por el hecho de nacer, todas las personas tienen derechos humanos. Este concepto también fue recogido por la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano en 1791.

Pero ambos documentos no incluían a las mujeres. La historia universal registra algunos hechos protagonizados por mujeres que se atrevieron a protestar por esta exclusión. Este fue el caso de la francesa Olympe de Gouges quien redactó y publicó en 1791, la Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana actitud que la condujo a la guillotina en 1793.

Desde entonces y hasta la fecha, las diversas organizaciones de mujeres han levantado sus voces para refutar el hecho de que la Carta Magna de 1948 tome al hombre como paradigma del ser humano, invisibilizando de esta manera a las mujeres. Por ello gran parte de estas luchas se han orientado a conseguir que en las legislaciones nacionales y en los tratados internacionales, se reconozca que las discriminaciones y abusos cometidos en su contra por el hecho de ser mujeres sean considerados como violaciones a sus derechos humanos y por lo tanto incorporados dentro del espíritu de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Una iniciativa en este sentido es la propuesta del Comité Latinoamericano de Derechos de la Mujer, CLADEM, quien elaboró en 1993 un documento denominado Declaración de los Derechos Humanos con Perspectiva Género. La propuesta central de la Declaración indica que "todos los seres humanos tienen derecho a disfrutar y ejercer los derechos humanos, sin distinción, ni discriminación por razón de raza, etnicidad, edad, sexo, orientación sexual, discapacidad física y mental, idioma, religión, opinión política, origen nacional, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición".

Esta Declaración fue elevada en 1997 a la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas de Ginebra. En la actualidad el documento ha sido incorporado por ese organismo como propuesta de una ONG y distribuido entre las delegaciones gubernamentales que asistieron a comienzos del presente año a la Sesión de la Comisión de Derechos Humanos. Paralelamente se ha venido realizando una campaña internacional para recolectar firmas de apoyo. CLADEM tiene previsto presentar la Declaración el 10 de diciembre durante la Asamblea General de Naciones Unidas.

MECANISMOS JURIDICOS

Históricamente la violación, los golpes, y las intimidaciones de todo tipo ocurridos al interior de los hogares, nunca fueron percibidos como atentados a los derechos humanos de las mujeres. Hasta la década de los ochenta tal categorización sólo era aplicada a aquellos actos perpetrados por los regímenes dictatoriales contra prisioneras políticas que sufrieron torturas y violaciones al interior de las cárceles.

Pero a medida que la preocupación por la defensa de los derechos humanos de las mujeres, adquirió mayor dimensión permeando a otras instancias de la sociedad, especialmente a los gobiernos y otras instituciones nacionales e internacionales, esta causa ha motivado la creación de mecanismos jurídicos que forman parte del Derecho Internacional. Por ejemplo, en junio de 1993, la Declaración y el Programa de Acción de la II Conferencia Mundial sobre Derechos Humanos de NN.UU. celebrada en Viena, reconoció que "los derechos humanos de la mujer y de la niña son parte inalienable, integrante e indivisible de los derechos humanos universales" (Cap. I, 18).

Aún más, esta Declaración establece que "La plena participación, en condiciones de igualdad de la mujer en la vida política, civil, económica, social y cultural en los planos nacionales, regional e internacional y la erradicación de todas las formas de discriminación basadas en el sexo, son objetivos prioritarios de la comunidad internacional" (Cap. I, 18). Atrás queda la creencia de que sólo constituye violación de derechos humanos cuando está involucrado un aparato de Estado.

UN DOBLE DESAFIO

La Declaración de Viena plantea un doble desafío, vincular la violencia ejercida desde los Estados y sus organismos represores con la violencia producida en el ámbito privado de la vida cotidiana. Ahí donde el ejercicio del poder determina para los hombres el rol de dominadores y para las mujeres, el de dominadas. Y a la vez, acabar con el anonimato y el silencio vergonzante de los hechos de violencia ocurridos dentro del recinto doméstico para darles igual validez política que los asesinatos, torturas y violaciones producto de la represión política.

Indudablemente este importante documento es un buen ejemplo de cómo un instrumento de carácter internacional, es capaz de tener una mirada amplia y universal de los derechos humanos. Porque a la vez que reafirma la gravedad de los derechos civiles y políticos en sus diferentes expresiones: tortura, detenciones ilegales, desapariciones, ejecuciones sumarias, sitúa en el mismo nivel los atentados cometidos contra las mujeres, especialmente en lo que toca la violencia sexista considerada como una violación de derechos humanos al afirmar que "la violencia en todas las formas de acoso y explotación sexuales, en particular las derivadas de prejuicios culturales y de la trata internacional de personas son incompatibles con la dignidad y la valía de la persona humana y deben ser eliminadas" (Cap. I. 18).

Nuevos avances en la conceptualización de los derechos humanos de las mujeres se han producido a lo largo de esta década impulsados por las Naciones Unidas. Uno de los más importantes es la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer (Beijing, 1995). La Plataforma de Acción, destaca en sus considerandos que "todos los derechos humanos, es decir los derechos civiles, culturales, económicos, políticos y sociales, incluido el derecho al desarrollo, son universales e indivisibles" (Informe de la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer, Plataforma de Acción, Cap. IV- 1-213).

Otro aspecto a destacar en esta Conferencia es el énfasis puesto en el respeto a la diversidad, al relievar que es necesario dar prioridad "a la promoción y protección del disfrute pleno y amplio, por mujeres y hombres en condiciones de igualdad, de todos los derechos humanos y las libertades fundamentales sin distinción de ningún tipo en cuanto a raza, color, sexo, idioma, religión, opiniones políticas o de otra índole, orígenes nacionales o sociales, bienes, nacimiento u otra condición" (Informe de la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer, Plataforma de Acción, Cap. IV-I-232,a).

En este sentido, en Beijing los gobiernos se comprometieron a condenar la violencia contra las mujeres y abstenerse de invocar ninguna costumbre, tradición o consideración religiosa para eludir la obligación de eliminarla. Esto supone ratificar y aplicar todas las normas internacionales relacionadas con el tema, en particular la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer de NN.UU., 1979 y la Convención Interamericana para Prevenir, Erradicar y Eliminar la Violencia contra las Mujeres de la OEA, 1994, más conocida como Convención de Belém do Pará.

VIENA: 5 AÑOS DESPUES

En junio de este año las Naciones Unidas organizaron en Otawa, Canadá, el Foro Mundial Viena + 5, con el objetivo de examinar la situación general de los derechos humanos cinco años después de la Conferencia de Viena. Entre los aspectos más destacados de este Foro, es haber incorporado la perspectiva de género y de la diversidad, como ejes transversales para el abordaje de los derechos humanos. Medida que fue favorablemente acogida por representantes de las organizaciones de mujeres presentes en el Foro por considerarla un avance para este tipo de reuniones, ya que pudieron integrarse en las discusiones generales en vez de constreñirse a espacios específicos.

Un punto a destacar dentro del espíritu de las resoluciones finales del Foro Viena + 5, fue el relacionado con los derechos económicos, sociales y culturales, que son conceptualizados como universales, indivisibles, interdependientes e interrelacionados. "Esto incluye la realización de los derechos económicos, sociales y culturales de las mujeres, sobre la base de una equidad total con el hombre, ello está vinculado a la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, incluyendo la discriminación de género que resulta de diversos aspectos estructurales" (ALAI, 1998).

EL TRIBUNAL PENAL INTERNACIONAL

Un segundo momento de repercusión internacional en el campo de los derechos humanos de las mujeres, ha sido la constitución del Tribunal Penal Internacional de las Naciones Unidas, creado en julio de este año durante una conferencia realizada en Roma, Italia. La función de este Tribunal es juzgar y procesar los crímenes de guerra y de genocidio contra la humanidad. Por sus características se diferencia notablemente de la Corte Internacional de Justicia de la Haya que tiene una jurisdicción limitada. Hasta el momento 120 países han suscrito el tratado que crea este Tribunal.

Durante el desarrollo de esta conferencia, la labor realizada por el Consejo de Mujeres por la Justicia de Género (Caucus de Mujeres) y que representa a 380 organizaciones de mujeres a nivel internacional, fue decisiva a la hora de hacer cabildeo con los representantes de gobiernos y de organismos internacionales para lograr que se incorporarán dentro de la escala de crímenes contra la humanidad, los que se cometen contra las mujeres.

Según la activista de los derechos humanos y uno de los motores centrales del Caucus de Mujeres, la costarricense Alda Facio, se puede considerar un triunfo de los movimientos de mujeres que en Roma se reconociera que "la violación sexual puede constituir un crimen de guerra o un crimen de lesa humanidad en vez de un simple delito contra la dignidad de las personas como se establecía antes de esta fecha en el derecho humanitario internacional" (Fempress, 1998). Igual rango se otorga al embarazo forzoso, la esterilización forzada, la esclavitud sexual, la prostitución forzada y otras formas violencia sexual. Asimismo se consiguió la aprobación del nombramiento de una asesora legal en materias de género que asegure que las denuncias presentadas merezcan el respaldo del Tribunal.

Un histórico logro para la causa de los derechos humanos de las mujeres de cara al nuevo milenio.

Fuente:

Centro de Información y Documentación de Isis Internacional.
Correo Electrónico: isis@reuna.cl

ALGUNAS CIFRAS

Según el Alto Comisionado de Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR), de los 22 millones de refugiados en el mundo, 17 millones son mujeres, niñas y niños.

Las guerras y el fenómeno migratorio en América Latina y el Caribe, han aumentado el número de hogares con jefatura femenina. En México y en Trinidad Tobago, este fenómeno alcanza al 29 por ciento. (CIMAC, 1998).

El 25 por ciento de la población refugiada en América del Sur está constituida por mujeres. Todas son refugiadas urbanas y la mayoría se concentra en las capitales. (CIMAC, 1998).

La Plataforma de Acción de Beijing, establece que la violación en los conflictos armados es un crimen de guerra y podría, bajo ciertas circunstancias, ser considerada un genocidio. (Noticias Actuales de Población, junio 1998).

En Colombia, según un estudio de la Conferencia Episcopal, de los/as 600.000 desplazados/os a causa de la guerra en ese país, el 58,2 por ciento son mujeres y niñas. El 24, 6 por ciento del total de hogares es encabezado por una mujer y la gran mayoría de ellas es viuda por causa de la violencia. (Vidas sin violencia. Nuevas Voces Nuevos Desafíos, Isis Internacional, 1998)..Top of Page


UNDP Against Violence Home Page

Para mayor información, sírvase contactar a  Aparna Mehrotra, Punto Focal para la Mujer, Tel: (212) 963-6828 Fax: (212) 963-9545, e-mail:  mehrotra@un.org  

Dirección y Gerencia: Aparna Mehrotra
Diseño del website y edición en Castellano: Lola Salas
Gráficos: Joan Miró (detalle) del folder de Isis International

URL: